Ir al contenido principal

Cumpleaños

Me acabo de percatar de un detalle. Muy probablemente, tu ya te diste cuenta, yo en ocasiones voy lenta. 

Cuando cumples años, el día de tu cumpleaños, realmente no vas a tener los años que cuentas desde tu nacimiento, si no que cierras esa edad, ya cumplida y pasas a vivir durante 365 días -en el mejor de los casos-, los años siguientes.

Y así cada año, cierras el día de tu cumple, el año que iniciaste, valga la redundancia, hace un año.

Pues con estas cábalas, hoy me trae a este folio en blanco, lo que cada mes previo a mi cumple he venido observando, desde que me observo un poco más.

Desde el 16 de Febrero hasta el 16 de Marzo, experimento removidones de aúpa. Pasan cosas, físicas, psíquicas y sensoriales. Sucesos, cambios, y todo tipo de entretenimientos, que no siempre son agradables.

Siempre gozo de decir que de todo se aprende, hasta de lo menos bueno, que ni me atrevo a mentar la palabra que empieza por “ma” y termina por “lo”. Por si las moscas, y la Ley del Universo.

Pero este año es diferente. Muy diferente. El próximo 16 de Marzo de 2020, habré cumplido 57 años sobre la faz de la Tierra.

Cincuenta y Siete llenos de experiencias, en las que ha ocurrido de todo, como a todos, ¿verdad? Y esta vez se me propone una “aventura nueva”.

Unas piedras, no preciosas, una masa, dos órganos implicados, y un susto de miedo en el cuerpo, a parte de los ya mencionados.

Benigno, maligno, tratamiento. Esas palabras que nunca quieres oír, y mucho menos escuchar a un facultativo mirándote a ti.

Y así es como fue. La primera vez el 28 de Enero con el cirujano que iba a proponer fecha para extirpar la vesícula. La segunda vez el urólogo que confirmó lo que ya adelantaba el primero.

. Recuerdas porque pedimos una Resonancia Magnética?

. Si

. Por qué?

. Para asegurarnos de que no había piedras fuera de la vesícula

-        Efectivamente, no hay piedras en ningún órgano cercano, ni en los conductos biliares.

Pero SI tenemos un “tumor” en el riñón derecho.

Tocat el Nas*

Así me quedo, flipando, y mi pregunta siguiente, cual dirías que fue

-        ¿Qué pasa ahora con la vesícula?

-       .La vesícula pasa a segundo plano. El RIÑÓN tiene prioridad absoluta, te paso al urólogo.

Unos días más tarde, el día de los Enamorados de 2020, me recibió, y confirmó el diagnóstico. 

Una masa no deseada corona mi riñón derecho, de apenas 37 mm. Eso parece ser bueno. La solución, extirpar. 


*Expresión valenciana que se emplea cuando algún suceso no es demasiado grato, y no tienes más remedio que soportarlo y trascenderlo.

Entradas populares de este blog

Neoplasia? Adelante

Por qué todo tiene un "para qué", hoy nos encontramos ante mil preguntas, algunas de ellas sin respuesta. Miedo, Inquietud, Desconfianza, Rabia, Impotencia. La palabra Cáncer puede traer los mil demonios a nuestra vida. Y todos ellos tienen razón de ser. Pero quiero mostrarte otros caminos, otras luces, que a mi me vinieron bien, y que como acompañantes de vida, son inocuos y muy prácticos. Atrévete a lograr lo nunca antes conseguido. Vivir tu dolencia desde el amor, la esperanza y la alegría de estar viva. Y por supuesto "Agradeciendo" cada instante en el que nuestros pulmones inhalan y exhalan limpio oxigeno.

Primera Revisión

 Hoy es un día de esos que anhelas que lleguen, pero que a la vez temes. ¿Te ha pasado alguna vez? Todavía tardaré unas semanas en tener los resultados, me falta el TAC, y la visita con el médico será en noviembre. Cierto, es un poco pronto para hacer las pruebas, en dos meses pueden ocurrir muchas cosas, pero también es verdad, que a la hora de coger citas, se armó un poco de desbarajuste. Y nada es por casualidad. Así que tendré que esperar, con mis miedos, incertidumbres, y emociones diversas esas semanas hasta que me den las "notas" del examen. Mil cosas me pasan por la cabeza. Me gustaría recobrar aquel entusiasmo que me caracterizaba. La alegría que algunos veían en mi. La risa sin más .  Me gustaría saber como lo viviste tu. O si te encuentras en esta situación ahora mismo, como yo. Hacerse las pruebas semestrales o anuales, vivir con ese peso de por vida, como si de cualquier otra enfermedad crónica se tratara. Solo que en este caso, es muy probable que no se repita,